dissabte, 26 de setembre de 2009

Entrevista a Marta Matarín per Koldo Aldai


“Las carencias que hay en mí, las trato de completar con la fuerza que recibo de Dios” Entrevista a Marta Matarín, del equipo de coordinación de Brahma Kumaris en España.

La edad engaña cuando alguien ha “sprintado” en la carrera de adentro, cuando en su joven edad ha tenido ya la oportunidad de nutrirse de grandes seres y el coraje de poner en práctica sus enseñanzas. La edad engaña cuando alguien ha hecho de su breve existencia constante servicio y silencio. No le han asomado canas, pero nos colman ya su testimonio y discurso.
Cuando ya hace unos años, el jefe de una empresa de Sabadell le vino con una contrato fijo, con una opción de trabajo seguro y bien remunerado, ella ya había comprado el boleto del compromiso de por vida. Da fe de que en el camino hacia la paz conquistada no hay renuncias. Lo comparte con una sonrisa plena que delata verdad. A la gran serenidad que emana, le antecede el inmenso gozo de la unión con Dios. Ese gozo sella su voz y su presencia. Esa es la razón por la que al abrir el telón de diferentes actos de Ananta ha aparecido ella en el escenario inmenso, papel del guión y micrófono en sus manos.

La elegíamos precisamente por ese amor a Dios y la humanidad que, pese a su juventud, contagia. Fuera de las tablas y del ambiente de trabajo en el que siempre nos encontramos, hemos querido saber algo más de ella, de su vida e inquietudes. Hemos llamado a la puerta de su casa, la sede de Brahma Kumaris en el centro de Barcelona. Al borde del verano, en su pequeño jardín interior, frutas, pastas y zumos de por medio, esta mujer atiende a nuestra sana curiosidad de saber dónde y cómo conquista tanta paz.

¿El servicio te ha dado la felicidad?
Servir me hace feliz, cuanto más feliz soy más puedo servir. Hay muchas formas de servicio. No importa siquiera la situación física. Aún en caso de inmovilidad física, podemos desarrollar el mansa seva, es decir, el servicio a través de nuestra mente. El servicio puede seguir dándose, aún en esas situaciones. Cada vez que meditamos, podemos servir al mundo a través de nuestros pensamientos. Sea para lo bueno, o lo menos bueno, la semilla de todo comienza en nuestra mente.

¿Has hecho de la espiritualidad tu opción de vida?
Para mí la espiritualidad no es una opción de un momento concreto, sino de toda la vida. La meditación es una preparación para la vida en el mundo. Es una forma diferente de ser desde la mañana a la noche. Es más, pienso que los sueños son incluso diferentes. No se trata de hacer menos, sino de dar más calidad a lo que hacemos. Una persona pacífica no indica para nada una persona pasiva. Es importante disfrutar con lo que hacemos, entonces nada te parece estresante, ni cansado, porque vives intensamente ese momento.

¿Viene de muy atrás esa paz interior?
Siempre me han gustado los espacios de recogimiento y tranquilidad, bien es verdad que de joven por dentro me encontraba muy inquieta. Mis padres ampliaron mi mente, mostrándome otras formas de entender a Dios. Recuerdo cuando nos sentábamos los cuatro, mi hermana, mis padres y yo, en un banco del Monasterio de Montserrat al atardecer, una vez que la gente ya se había retirado. Ellos empezaron a frecuentar a finales de los ochenta el centro de Brahma Kumaris de Barcelona. Por aquel tiempo era el único de España. Más tarde se abrieron Alicante y Terrassa, éste último bajo la responsabilidad de mis padres. Ahora tenemos delegaciones en 17 ciudades de España.....

1 comentari:

El Loco de la Montaña ha dit...

El domingo pasado pude comer, acompañando a Koldo, con Marta en Barcelona... sin duda, es un alma libre y además, un alma grande...